Derivados financieros: ¿Qué son y cómo se negocian?

Derivados financieros: ¿Qué son y cómo se negocian?

Cuando se habla de invertir en los mercados financieros, se descubren múltiples maneras de lograrlo: operando activos en la bolsa al adquirir un valor, o a través de instrumentos de inversión conocidos como derivados financieros.

El mercado de derivados es muy amplio y ofrece distintas alternativas para los interesados en invertir por estos medios. En Operaciones Forex le contaremos qué son los derivados, sus principales características, cómo se clasifican, y cómo se pueden alcanzar beneficios financieros por medio de ellos.

¿Qué son los derivados financieros y para qué sirven?

Los derivados son productos financieros que basan su valor en el de un activo conocido como subyacente. De esta forma, se puede determinar que un derivado por sí solo carece de valor, pues no es un producto financiero como tal, sino que su funcionamiento lo define la existencia de otro activo.

Los derivados pueden negociarse sobre varias clases de activos financieros o no financieros como: tipos de interés, Forex, commodities, índices, valores de renta fija, entre otros.

A su vez, se negocian tanto en mercados organizados como en mercados OTC. Los mercados organizados son aquellos que se encuentran regulados o supervisados por una entidad oficial (generalmente, una cámara de compensación) que valida las transacciones allí realizadas. Dentro de este tipo de mercados se pueden encontrar los mercados de futuros y opciones, como el Chicago Mercantile Exchange.

Por otro lado, los mercados OTC o Over the counter se refieren a aquellos en los que las negociaciones no requieren de un intermediario oficial que regule las transacciones, sino que estas se llevan a cabo entre las partes involucradas.

Ahora bien, según los intereses de cada inversor, los derivados financieros se usan con tres propósitos diferentes. Le explicaremos cada uno:

  • Cobertura: La cobertura significa que se disminuye o elimina el posible riesgo que trae los constantes cambios en los precios de un activo subyacente. Esto se da, por ejemplo, cuando se necesita asegurar el precio de un activo para intercambiarlo en un tiempo determinado sin verse afectado por las fluctuaciones que este tenga en el mercado.
  • Especulación: Mediante la especulación, los inversores buscan observar las tendencias del mercado y optar por posiciones cortas o largas de acuerdo con lo que creen que puede suceder con el activo. Los especuladores hacen del mercado un espacio líquido y estable al generar tanto flujo de negociación.
  • Arbitraje: El arbitraje corresponde a una estrategia de intercambios de un mismo activo en mercados diferentes, mediante operaciones de compra y venta al mismo tiempo, como forma de obtener rentabilidad. Es posible debido a las ineficiencias que puede presentar el mercado.

Tipos de derivados financieros

Dependiendo de los intereses que el inversor tenga al operar, existen diferentes tipos de derivados disponibles. Conozca cuáles son y sus principales características:

Futuros

Un futuro es un contrato que funciona para la compra y venta de un activo. El aspecto que más lo caracteriza es que, para negociarlo, se debe pactar una fecha de vencimiento y un precio determinado. Además, las dos partes involucradas se obligan a cumplir con su parte del contrato.

Para liquidar un contrato de futuros se puede entregar físicamente el activo (si así se requiere) o pagar la diferencia que resulte entre el precio estipulado en el contrato y el precio del activo cuando la liquidación ocurre antes de la fecha de vencimiento.

Swaps

Un swap es un tipo de contrato que se negocia en el mercado extrabursátil y consiste en el intercambio de efectivos futuros; es decir, se entrega el valor de un activo a cambio de otro. También puede utilizarse para pagos de intereses o divisas. En él se definen ciertas reglas a las que las partes se acogen y deben cumplir, como el monto total, fecha inicial y de vencimiento y la frecuencia de los flujos monetarios.

Opciones

Son contratos que le dan al comprador el derecho, más no la obligación, de hacer efectiva una transacción con el activo subyacente de preferencia. Por otro lado, el vendedor sí está obligado a cumplir con su parte. En las opciones se establece un precio determinado y una fecha de liquidación. Las dos opciones que se pueden ejercer son de compra (call) y venta (put).

Forwards

Los forwards suelen ser comunes y también son operados en el mercado extrabursátil. Estos se utilizan, principalmente, como cobertura ante los riesgos de la negociación de activos como tasas de interés, acciones o productos básicos.

Al igual que los anteriores, los forwards se basan en la compra o venta del activo y también se estipula el precio y fecha de intercambio del mismo; sin embargo, estos suelen tener una duración a largo plazo. Por otro lado, ambas partes adquieren igual obligación de cumplir lo acordado en el contrato.

Contratos por diferencia (CFDs)

Los contratos por diferencia, o CFDs, son un tipo de derivado bastante común en el trading online, y consisten en el intercambio de la diferencia de la cotización de un activo subyacente al inicio y al final de la operación. Esto quiere decir que no es necesario adquirir realmente el activo para negociar sobre él. A diferencia de los anteriores, los CFDs no tienen fecha de vencimiento.

Al ser un derivado especulativo, las ganancias o pérdidas están determinadas por la fluctuación del precio del activo y la predicción que el trader haya hecho previamente. En este tipo de contratos, las posiciones se conocen como largas y cortas; largas, cuando se especula que el activo subirá de precio, y cortas, cuando se espera que disminuya.

¿Cómo invertir con un instrumento derivado?

Como ya mencionamos, los derivados pueden negociarse tanto en mercados organizados como no regulados. Sin embargo, consideramos que las herramientas tecnológicas que han fomentado el trading son una buena alternativa para operar este tipo de instrumentos.

Para ingresar al trading online y poder negociar derivados como los CFDs, es necesario recurrir a un bróker en línea que le permita adquirir los contratos según su oferta de servicios y le otorgue acceso a los mercados financieros que desee operar.

¿Qué es un bróker?

Los brókers son organizaciones que funcionan como intermediarios entre el inversor y el mercado financiero, pues proveen acceso a las plataformas de negociación y proporcionan herramientas de trading a sus clientes con el fin de que estos desarrollen sus estrategias de inversión y operen en los mercados de forma autónoma. Cabe decir que los brókers cobran una comisión por los servicios que ofrecen.

Si da un vistazo a nuestra sección de brókers recomendados, encontrará que la mayoría de ellos ofrecen negociar con CFD, pues, actualmente, es uno de los derivados más populares y operados en el mundo del trading. Entre los mercados y activos subyacentes más negociados con CFDs se encuentran las materias primas, acciones de empresas, criptomonedas, Forex e índices bursátiles. Como puede ver, es una alternativa de inversión que le permite diversificar cartera sin tener que comprar el activo como tal.

Otra característica que poseen muchos de los brókers financieros es la de brindar apalancamiento financiero en los contratos. Esto quiere decir que no se necesitan altas sumas de dinero para operar, pues los brókers pueden potenciar ese margen depositado para alcanzar, incluso, ganancias mayores. Eso sí, se debe tener en cuenta que muchas veces las volatilidades del mercado pueden generar operaciones perdedoras, y si aquellas negociaciones se han apalancado, las pérdidas pueden incrementar, generando endeudamiento por parte del trader.

¿Por qué invertir con derivados financieros?

Invertir en derivados financieros se ha convertido en una acción bastante popular en el trading, y es que estos ofrecen múltiples ventajas que llaman la atención de inversores minoristas principiantes y profesionales. Conozca por qué:

  • Una de las razones principales es que la especulación ha tomado especial ventaja en las negociaciones actuales, pues muchos buscan arriesgarse para obtener ganancias de la volatilidad de los activos subyacentes.
  • Como pudo observar en el artículo, existen múltiples derivados con características y usos específicos, esto permite que se diversifiquen las opciones de operaciones y que los traders los utilicen con distintos fines, ya sean especulativos o de protección.
  • Sirven para gestionar el riesgo por los movimientos bruscos del mercado.
  • Las comisiones son bajas, el apalancamiento es variable y permiten aprovechar las caídas de los precios también.

Riesgos de los derivados

A pesar de las ventajas mencionadas, es importante que comprenda los riesgos que se asumen al negociar derivados:

  • El apalancamiento, que, como explicamos, puede exponer la operación a grandes pérdidas si no se utiliza de manera adecuada o si los movimientos impredecibles del mercado afectan la negociación.
  • Por supuesto, el tiempo es otro de los riesgos a considerar durante la negociación de derivados, pues al especular sobre el precio de un activo, no se sabe con certeza en qué momento sucederá el cambio que se prevé.
  • Antes de negociar este tipo de contratos es importante contar con conocimientos previos, pues su funcionamiento puede llegar a ser complicado de entender. Por lo tanto, recomendamos elevar el nivel de aprendizaje en este tipo de instrumentos y prácticas.

Preguntas frecuentes

¿Qué es un activo subyacente?

Un activo subyacente es un activo financiero o bien físico cuyo valor se usa para emplear contratos derivados. Por lo tanto, es el elemento de referencia para acordar un tipo de contrato derivado en el mercado y su fluctuación definirá el rendimiento de dicho contrato.

Los activos subyacentes pueden ser financieros o no financieros. En los financieros se encuentran las acciones, tasa de interés, divisas, bonos, entre otros; y en los no financieros se encuentran productos como las materias primas, metales o ganado.

¿Qué es el mercado bursátil y extrabursátil?

El mercado bursátil es aquel en el que los inversionistas ejercen la compra o venta de activos financieros que cotizan en la bolsa de valores, como las acciones, bonos o títulos de deuda. Por el contrario, el mercado extrabursátil no opera en la bolsa de valores, sino que las transacciones funcionan de manera directa entre las dos partes por medio de contratos, sin contar necesariamente con un intermediario como la bolsa. El mercado extrabursátil opera de forma electrónica.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Brókers recomendados

5/5
5/5

Contacta con nosotros

Un corredor de confianza se comunicará con usted hoy.