Blog

Trading en inversiones alternativas: no todo es bolsa de valores

Inversiones alternativas: ¿Cómo aprovecharlas en trading?

Hoy en día, el abanico de posibilidades y opciones con las cuales hacer inversión es muy amplio y, a diferencia de lo que muchos pueden pensar, las inversiones tradicionales y compraventa de acciones en la bolsa de valores no son el único camino disponible dentro del trading.

Para aquellos usuarios que están interesadas en invertir, pero no estás familiarizados con el análisis técnico o temen sumergirse en los mercados financieros tradicionales por falta de experiencia, el trading en inversiones alternas puede una opción de mucho interés.

Existen dos formas de incursionar en ellas: La primera consiste en invertir en activos no tradicionales tales como inmuebles y activos del sector inmobiliario, infraestructura y capital privado. Por otro lado, la segunda está relacionada con adoptar estrategias que, si bien invierten en activos tradicionales, no utilizan métodos tradicionales para hacer trading. Entre estos métodos podemos mencionar los CFD, las ventas en corto y el apalancamiento.

En este artículo de Operaciones Forex, podrá encontrar toda la información acerca del mundo de las inversiones alternativas y de los tipos de activos para operar en ellas a la hora de inclinarse por esta modalidad, con el fin de que tenga todas las herramientas para decidir que le favorece más a la hora de hacer trading. A continuación, le presentamos la tabla de contenidos con el orden de temas que se abordarán.

Contenido

¿Qué tipos de inversiones alternativas existen?

Las inversiones alternativas se podrían definir como todas aquellas inversiones en la compraventa de activos que no hacen parte del mercado bursátil ni de la bolsa de valores, también se considera inversión alternativa a la implementación de métodos no tradicionales para hacer trading con activos tradicionales.

Cada uno de estos dos caminos tiene sus propias metodologías y activos con los cuales proceder a hacer trading. El primero, el cual consiste en la adquisición de activos no tradicionales como: Propiedades inmobiliarias, fondos de inversión, acciones de empresas no cotizadas, antigüedades, sellos y monedas, capital riesgo, entre otros.

Propiedades inmobiliarias: son todas aquellas propiedades residenciales y/o comerciales. También cuenta el invertir en empresas colectivas inmobiliarias, REITs, o la inversión en deuda hipotecaria.

Fondos de inversión: son instituciones de inversión colectiva, que agrupan a inversores que comparten un mismo interés. Dentro de estas se pueden encontrar fondos tradicionales, Hedge funds y ETFs, entre otros.

Acciones de empresas no cotizadas: son aquellas acciones que no se encuentran cotizadas dentro de la bolsa de valores, sino que hacen parte de un rubro capital de una empresa privada. Usualmente, solo tienes acceso a ellas, los accionistas que hacen parte de la junta directiva.

Capital riesgo: también conocido como Private Equity, son aquellas compañías que se centran en invertir en acciones de empresas que no cotizan en la bolsa.

Otras: en esta categoría van incluidos todos los otros activos no tan comunes como: Comunidad coleccionista (Monedas, video juegos, vinilos, etc), antigüedades, arte, inversión en viñedos, activos intangibles (patentes), etc.

Por otro lado, están las herramientas no tradicionales para hacer trading sobre activos tradicionales tales como: acciones, índices bursátiles, metales preciosos, entre otros. Si bien no se pueden “adquirir directamente” debido a que no estamos participando en la bolsa de valores, si podemos hacer trading por medio de la especulación sobre el comportamiento de estos activos. Esto lo podemos hacer por medio de CFDs y Futuros en el mercado extrabursátil.

CFD: Los contratos por diferencia son una negociación entre dos partes que acuerdan una ganancia sobre la diferencia entre el precio de venta y el precio de compra al inicio del contrato y al final del contrato.

Contrato de futuros: los contratos de futuros es un acuerdo en donde las dos partes incluidas en el contrato deben comprar o vender cierta cantidad de bienes o valores en una fecha futura y determinada, con un precio previamente establecido.

Mercado al contado: es de inmediatez, es decir, a diferencia del contrato de futuros, aquí los acuerdos se concretan en el máximo de uno a dos días. El precio de los bienes también es establecido en el momento del acuerdo.

Adicional a estas opciones, existen otras modalidades incluso más alternas aún pero que también son una buena opción, y se trata de iniciativas de inversión en conjunto para un objetivo en común, como lo son el crowfunding y el crowlending.

El crowfunding consiste en invertir en un proyecto o emprendimiento que recién está comenzando, el autor del proyecto socializa su idea y las personas interesadas invierten con el fin de que si en el futuro aquel proyecto tiene éxito serían acreedores de una parte del negocio.

Por otro lado, el crowlending es cuando un grupo de inversionistas prestan su capital a particulares y empresas que no necesariamente están apenas comenzando, sino que pueden ya llevar tiempo, a cambio de un determinado interés o compensación por su inversión.

Diferencias entre inversiones tradicionales y alternativas

Cuando se habla de inversiones tradicionales versus alternativas realmente podemos encontrar tanto similitudes como varias diferencias. Algunas de las similitudes es que tanto las tradicionales como las no tradicionales se someten a las fluctuaciones de los mercados y de su constante cambio, e incluso en ciertos casos, las inversiones tradicionales hacen trading con activos del mercado bursátil, pero ¿Qué son los mercados bursátil y extrabursátil?

Mercado bursátil

El bursátiles hace referencia al tradicional en donde se cotizan todos los activos de la bolsa de valores. En este se encuentran todas las acciones de empresas cotizadas y reconocidas, bonos financieros, entre otros. Este se encuentra regulado por organismos de control tanto nacionales (Para cada país) como internacionales, a su vez tiene la supervisión de entidades que se dedican a asegurarse de que todas las operaciones y precios estén en orden.

Mercado extrabursátil

El extrabursátil (o también conocido como OTC) es totalmente virtual en dónde se negocian sobre las especulaciones del comportamiento de los activos cotizados en la bolsa. En este se puede encontrar una variedad de activos operados por medio de los CFD o los contratos de futuros y en donde usualmente los traders invierten con la ayuda de un intermediario o broker online.

Este no se encuentra igual de regulado que el bursátil y cuenta con el apalancamiento como herramienta de impulso para los traders minoristas.

Una vez entendida las diferencias entre los mercados a los que pertenecen las inversiones tradicionales y no tradicionales, se expondrán las diferencias más relevantes entre estos dos tipos de inversión:

  • En las tradicionales se utilizan estrategias pensadas esencialmente mediante la utilización de acciones y bonos.
  • Las tradicionales tienen una mayor liquidez, sin embargo, cada vez hay más traders incursionando en el mundo del trading online a través de un broker.
  • Las tradicionales tienen únicamente activos en mercados públicos mientras que las alternativas también tienen activos en los privados.
  • Los accionistas suelen ser más pasivos en las inversiones tradicionales, mientras que en las alternativas son más activos.
  • Las tradicionales cuentan con alta correlación con los mercados, a diferencia de las alternativas que tienen una baja correlación.

¿Cuáles son los tipos de activos para invertir?

Cuando se opta por hacer trading existen dos tipos en los que se pueden clasificar los activos con los que se va a operar, se conocen como activos de renta fija y activos de renta variable. Estos pueden aportar y ser de interés para los inversores dependiendo de sus metas, capital, personalidad de inversión, su diversificación de carteras, entre otros factores.

Elegir qué tipo de activo se acondiciona más a las necesidades es una tarea de mucha relevancia y que puede influir mucho a la hora de invertir. A continuación, se le explica más a fondo en qué consiste cada tipo de activo:

Activos de renta fija

Los activos de renta fija son aquellos activos a los que desde el inicio del contrato u operación conocemos la cantidad que vamos a obtener por dicho activo negociado, es decir, la ganancia es fija porque desde el primer momento en que se acuerda el contrato entre las dos partes ya se tiene pleno conocimiento de todos los valores.

De ahí se le denomina “fija”, por su constancia y que está exenta de volatilidad. Este tipo de activos son perseguidos por inversores que buscan un riesgo controlado y mitigado al momento de invertir. Algunos ejemplos de una renta fija son los bonos corporativos y bancarios, los pactos financieros, los depósitos a plazos, entre otros.

Activos de renta variable

Por otro lado, se encuentran los activos de renta variable; que como su mismo nombre lo indica, son aquellos activos los cuales están sometidos a la volatilidad de los mercados y de los cuales es difícil saber cómo se va a comportar su precio y rentabilidad, por lo que no se tiene conocimiento de cuanta ganancia van a dejar al final del contrato.

La inversión en renta variable es de cierta forma, la protagonista de los mercados financieros. Cuando se habla de invertir en bolsa, quiere decir invertir en renta variable. Algunos ejemplos de una renta variable serían: Las acciones, los fondos comunes, los derivados (CFD, contratos a futuros) entre otros.

¿Dónde encuentro estos activos?

Los activos de renta fija y variable se pueden encontrar en diferentes software y plataformas financieras especializadas, dependiendo de los mercados en el que se encuentre operando el inversor o al que desee ingresar, usted puede acceder a este servicio de las bolsas de valores a través de brókers con sus plataformas personalizadas o por medio de sistemas financieros.

Algunos de activos también se pueden encontrar en bancos como el banco nacional de cada país o cualquier banco que ofrezca este tipo de servicio para inversión. Dependiendo del plazo de las operaciones y de las tasas de interés para dicho activo, estas instituciones ofrecen un servicio especializados para sus clientes.

Algunas materias primas y divisas son un poco complejas de encontrar por lo exótico de su naturaleza, sin embargo, hay algunas plataformas que dependiendo del plan o tipo de cuenta que abra, le permiten al trader invertir en ellas.

Ventajas y desventajas

A la hora de decidirse por las inversiones alternas es importante tener en cuenta todos los factores que acarrean al momento de invertir en los sectores financieros. Si bien hay una variedad de beneficios para estos mercados, existen también algunos aspectos desfavorables al invertir en alternos. Concretamente, algunos beneficios y desventajas son:

Ventajas:

  • Diversificación de cartera: con la variedad de activos y opciones de inversión es más sencillo que se pueda diversificar las carteras de aquellos que apuesta por las inversiones alternativas, adicional a esto, pueden ofrecer beneficios fiscales que no están disponibles en las tradicionales.
  • Retornos más elevados: uno de los beneficios de estas inversiones son los elevados retornos que se obtienen, además que también pueden mejorar la balanza de rentabilidad versus riesgo al retorno total de la cartera mediante el acceso a inversiones y estrategias.
  • Baja volatilidad: uno de los factores positivos es la baja volatilidad de estas inversiones, pues en general son productos financieros bastante estables y que se esperan se comporten de forma estable incluso durante periodos de incertidumbre. Esto ayuda a proteger las carteras del inversor y que tenga cierta estabilidad.

Desventajas:

  • Complejidad y mayor riesgo: las inversiones alternativas tienen un mayor nivel de complejidad que las formas de inversión tradicionales. Algunas de estas pueden tener tarifas más altas. La mayoría terminan siendo inversiones ilíquidas, lo que dificulta su salida y precio de forma regular.
    Entender y aprender a operar con estos métodos alternos requieren de un mayor tiempo de aprendizaje y experiencia, por lo que el riesgo de pérdida aumenta.
  • Escepticismo a nuevas formas de capital: aún en la actualidad existe un gran número de inversionistas que prefieren mantenerse en las inversiones tradicionales por desconfianza o desconocimiento acerca de formas de capital nuevas como lo son las criptomonedas o los crowfunding/lending. Esto ocasiona un nivel de iliquidez en ciertos activos del OTC, sin embargo, esta concepción se ha ido transformando de a poco con el pasar del tiempo.
  • Mercado no regulado: a diferencia de las inversiones tradicionales situadas en el bursátil (El cual está cuidadosamente regulado por diferentes entidades de control) Las inversiones alternas suelen operar dentro del extrabursátil, el cual no tiene tantas regulaciones y normas a comparación del anterior mencionado.
    Esto se traduce en que no hay autoridades que se cercioren de que todas las operaciones y fluctuaciones sean completamente transparentes.

Preguntas frecuentes – FAQS

¿Cuáles son los activos más rentables?

Existen varias opciones de inversión alternativa si usted no desea incursionar en el trading en línea o en estrategias financieras un poco más complejas. Para los ciudadanos del común que simplemente desean poner a producir su capital de ingresos, hay una variedad de activos o mecanismos que tienen una alta rentabilidad y poca volatilidad, por lo cual menor riesgo al momento de hacer trading.

Dicho esto, algunos de los activos alternos más rentables son:

  • Cuentas de ahorro: tanto comunes como las aquellas sin mercado monetario utilizando una cuenta bancaria para generar ingresos pasivos
  • Certificado de depósitos.
  • Bonos de pago de intereses.
  • Acciones que pagan dividendos.
  • Fideicomisos de inversión inmobiliaria.
  • Tierras de cultivo.
  • Franquicias.

¿Qué son los activos seguros?

Los activos seguros son activos financieros con la característica particular de que son capaces de mantener o aumentar su valor en etapas económicas y financieras inciertas o en declive. En otras palabras, son activos que se esperan que conserven o aumenten su valor en tiempos de turbulencia en los mercados. Estos activos son deseados por los inversores para poder construirse un refugio seguro y así limitar su exposición al riesgo y a las perdidas, a su vez también es útil para aumentar la diversificación de las carteras.

Algunos ejemplos de activos seguros comunes son: El oro, divisas como el franco suizo, el dinero en efectivo y acciones defensivas como servicios públicos, salud, biotecnología y bienes de consumo.

Deje una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *